Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra política de cookies.

Temas destacados

Personajes de la Historia 2020

Personajes de la Historia 2020

Vuelve nuestra actividad cultural en familia Personajes de la Historia, un paseo por la Historia a través de sus protagonistas. Un acto... [Ver más]

 

Nueva colección joyería alicatados

Nueva colección joyería alicatados

Nueva colección de joyería inspirada en el paño de alicatados que decora la Sala de las Dos Hermanas del Conjunto ... [Ver más]

 

Boletín informativo

Subscríbase a nuestro boletín informativo

he leído y acepto la política de privacidad y
las condiciones de venta

Si quiere suscribirse al boletín informativo del Patronato de la Alhambra y Generalife visite esta página

ME LLAMO JOHANNES GUTENBERG
Título:
ME LLAMO JOHANNES GUTENBERG
Subtítulo:
Autor:
BORRÀS PERELLO, LLUIS
Editorial:
PARRAMON EDICIONES, S.A.
Año de edición:
2010
ISBN:
978-84-342-3653-0
Páginas:
64
Encuadernación:
CARTONÉ
Colección:
ME LLAMO

Disponibilidad:

  • En la web: 

Sinopsis

Aunque mi verdadero nombre es Johannes Gensfleish zur Laden, todo el mundo me conoce como Johannes Gutenberg, y es que gensfleish significa «carne de ganso», y bastantes problemas encontraría ya en mi vida como para tener que hacer frente además a las burlas por mi nombre. Pero quiero contaros sobre todo algo que me sucedió una vez y que resultaría decisivo en mi existencia. Siendo un muchacho, mientras hacía un corto viaje camino de una ciudad, me dio alcance otro joven que también se dirigía hacia ese lugar. Un poco alborotado y parlanchín, me explicó que iba a ver a su amada, una hermosa mujer de la que estaba profundamente enamorado. Al principio no le presté demasiada atención, pero luego acabé charlando con él. Me comentó que, a menudo, allí por donde pasaba, grababa en un árbol una H, la inicial de Hilda, su pasión. Una vez se desprendió la corteza sobre la que había grabado la H, así que la guardó en un trozo de pergamino que llevaba. Cuál no sería su sorpresa cuando, al desenvolverla al día siguiente, quizá debido a la humedad de la corteza, la H se había reproducido sobre el pergamino.Me despedí del joven, de momento sin darle ninguna importancia a la anécdota que me había contado. Pero más adelante, de aquel episodio de la H, unido a lo que aprendí sobre el grabado de la madera, surgió una idea sensacional...

*Todos nuestros productos incluyen el IVA, ampliar información